La pizza y su historia

La pizza es un alimento que ha ido evolucionando a lo largo de la historia hasta conocerla como es hoy. El pan ácimo, se conoce desde el Antiguo Egipto y Babilonia y ya los persas cocían la torta sobre sus escudos y fueron los primeros en añadir queso en el siglo VI a.C.

Es ya con los romanos cuando se empiezan a añadir alimentos como aceite, miel, frutos silvestres, etc. Se dice que en las ruinas encontradas en Pompeya se han encontrado locales que recuerdan a pizzerías actuales.

Los árabes siguen tomando pan de ácimo en la actualidad y le añaden ingredientes, pero esa adición no dará lugar a la pizza.

Se piensa que la palabra pizza deriva de una expresión romana “picea” para aludir al ennegrecimiento del pan calentado. Fueron los napolitanos quienes popularizaron por primera vez hace más de mil años las foccacia, tortas recubiertas de hierbas aromáticas y especias.

Todavía faltaban algunos ingredientes considerados básicos. El primero en llegar fue el tomate, recién descubierto de America, y al comprobar que no era venenoso, lo añadieron a la foccacia.

Se cree que ya se obtenía queso de las búfalas, introducidas en la Campania italiana para trabajar en las zonas pantanosas en el siglo XII, pero no se obtuvieron cantidades suficientes hasta la segunda mitad del siglo XVIII

En esa época, Nápoles se convierte en la ciudad de las pizzas, que se ofrecen y preparan en la calle, como las crepes, pero con su torta de pan, el queso y los ingredientes que uno quiera añadirle.

La pizza moderna

El inventor de la pizza tal y como la conocemos hoy fue el italiano Raffaele Esposito en el año 1889 en Nápoles. No obstante, ya existían pizzerías con anterioridad, pero esta es la que podemos considerar la primera pizza moderna, tal y como es ahora. Fue gracias a la visita de los reyes Humberto I y la reina Margarita de Saboya. La pizza servida a la reina tenia los colore de la bandera de Italia. Rojo para le tomate, verde de la albahaca y el blanco de la mozzarella. Esta pizza fue llamada Margarita y se convirtió en un símbolo, famosa en Italia y en todo el mundo.